miércoles, 6 de mayo de 2015

HETEROSEXUALES, HOMOSEXUALES O BISEXUALES.


Seguimos con Jorge Bucay, volvemos a manifestar que hay lectores que no les gusta el tema, sin embargo como parte de la publicación de esta obra, no omitimos los temas que Bucay aborda.

Hay gente que ha dejado el blog y la página de facebook por no estar de acuerdo con ciertas publicaciones, lamentamos su decisión pero lo único que aquí se presentan son las obras de varios autores, donde podemos estar de acuerdo o no..... No dejan de ser sólo ideas. 

MASTURBACIÓN.

Nosotros no somos heterosexuales, homosexuales o bisexuales. Somos sexuales. Tenemos una sexualidad que es energía interna que pugna por expresarse. No es casual que los vínculos homosexuales aumentan en poblaciones donde hay sólo hombres o sólo mujeres, como en las cárceles, los hospitales, barcos, instituciones psiquiátricas, etc. Porque esta energía sexual que se acumula como la carga de una batería, tiene que actuarse desde algún lugar. Y posiblemente, si estoy solo, la masturbación sea la mejor conducta sexual a al que puedo acceder. Llegado el caso que por alguna razón yo no pudiera tener vida sexual, es mas sano masturbase que sublimar la sexualidad transformándola en exceso de trabajo, por decir una transformación usual.

Potencialmente, si consideramos al hombre como sexual, ni homo, ni hetero, ni bi, alguien que puede aceptar la bisexualidad como parte de su identidad, puede entonces elegir lo que quiere. A mi me parece tan patológico un homosexual que dice: que no resiste la fantasía de acostarse con una mujer, como un heterosexual que vive cuidándose que un tipo no se le acerque. Yo conozco muchos tipos que están en una relación sexual con una mujer que quieren, y cuando ella les acaricia la espalda y llega hasta el culo, gritan: ¡¡No me toques el culo,eh, que te creés, que soy puto!!. Y la mina dice: ¿Qué pasó?.

Yo también me pregunto: ¿Qué pasó?.

Y digo: Pasó que se asustó.

La erogenización que producen las zonas genitales, incluido el ano, es para los dos sexos igual. Habrá zonas mas erógenas para cada uno de nosotros, pero pensar que no puedo permitir que alguien me roce debe esconder algo...

Algo debe pasar con los tipos que obsesivamente creen que el coito anal les da mas placer que el coito vaginal. Me parece que alguna connotación tiene... En algunos casos esta es la expresión de un conflicto homosexual bastante mal resuelto. Para llegar a la heterosexualidad, sin hablar de si la homosexualidad es o no un tránsito, hay que tener resueltos estos conflictos homosexuales, cosa que, en general, las mujeres tienen mejor resuelta que los hombres.

La razón es que el primer objeto amoroso de una mujer es su mamá, como en el caso del hombre.

El hombre comienza su sexualidad en la vida con un vínculo heterosexual y quizás continúe en esa forma consciente con un vínculo heterosexual por el resto de su vida.

La mujer, que establece como primera medida un vínculo homosexual, tiene que dejarlo para llegar después al vínculo heterosexual. Esto implica un trabajo.

Cuando una mujer es heterosexual ha pasado de un vínculo a otro. Quizás por eso los homosexuales sean mas varones que mujeres. Y quizás por eso los hombres necesiten negar el componente homosexual, porque es sentido como poco masculino.

No hay conciencia de que la elección sexual no amenaza la condición de varón o de virilidad.

Ser homosexual no significa ser femenino. La mariconeada tiene que ver con una pérdida de identidad. Una mujer homosexual no tiene por que ser un camionero y un hombre homosexual no tiene que ser afeminado.

Maricón, homosexual y puto son tres cosas totalmente diferentes y no necesariamente tienen relación entre si. No todos los afeminados son homosexuales, no todos los homosexuales son putos y no todos los putos son maricas.

Hay que aprender a diferenciar para aprender quien es uno, después de todo...

Si mi libertad es, como digo yo, mi capacidad de elegir cuando tengo opción, entonces...

Ser libre es poder encontrarme para ver que es lo que voy a hacer en la cama o que es lo que no voy a hacer en la cama.

El significado de la sexualidad ha cambiado. Hace cincuenta años, nuestra educación nos decía que el hombre tenía que debutar, aprender, entrenarse y hacerse maestro del acto sexual para luego enseñarle a su mujer, asexuada totalmente hasta ese momento. Y así las mujeres se quedaban mas o menos asexuadas toda su vida, teniendo como maestro a alguien que en general no había aprendido mucho pero que decía que era el que sabía.

Por suerte y por lucha esto no existe mas.

Primero, porque las mujeres saben que no tienen por que esperar a sus hombres para aprender de ellos.

Segundo, porque los hombres ya sabemos que no aprendimos tanto.

Y tercero, porque ya no hay ninguna duda de que el único lugar donde se puede aprender es en la cama. Y por lo tanto, si un hombre quiere aprender, va a tener que aprender de una mujer.

La historia de que los hombres les tienen que enseñar a las mujeres es un mito, y por supuesto machista.

Podés aprender algunas cosas por vos mismo, de la exploración, pero no mucho estando solo. El otro, por intuición y por experiencia, es el que enseña. Así aprendemos, para alguna vez enseñar.

Lo que en un vínculo resulta maravilloso, puede no ser tan maravilloso en otro vínculo.

Habrá que darse tiempo para este aprendizaje. Y para eso hace falta estar comprometido con el otro.

Extracto del libro:
El Camino del Encuentro
Jorge Bucay
Fotografía  tomada de internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...