lunes, 17 de marzo de 2014

LA PUBLICIDAD DEL CIEGO


Estaba un hombre ciego sentado en la vereda con sus gafas negras, una gorra a sus pies y un pedazo de cartón donde, escrito con tiza blanca, se leía: 

“Por favor ayúdeme, soy ciego”. 

Un creativo de publicidad que pasaba frente a él se detuvo y observó unas pocas monedas en la gorra. Sin pedirle permiso al ciego tomó el cartel, le dio vuelta, cogió un marcador y escribió otro anuncio. 

Volvió a poner el pedazo de cartón sobre los pies del ciego y se fue. 

Al final de la tarde el creativo volvió a pasar frente al hombre que pedía limosna: ¡la gorra estaba llena de billetes y monedas! 

Cuando el ciego reconoció sus pasos y el olor de su loción, le preguntó si era aquella misma persona que había reescrito su cartel y le pidió que se lo leyera. El publicista le contestó:

—”Nada que no sea tan cierto como tu anuncio, pero con otras palabras”. No dijo más y siguió su camino. 

El ciego luego lo supo: su nuevo cartel decía: 

“HOY ES PRIMAVERA, Y NO PUEDO VERLA” 

Si cambiamos de estrategia cuando no nos sale algo, veremos que las cosas pueden resultar de otra manera. 
¿Por qué el pesimista habla del vaso medio vacío y el optimista del vaso medio lleno? 
¿Has oído hablar de los placeres negativos? Ejemplo: ¡Qué dicha, está lloviendo y como no tengo a nadie en casa así puedo recostarme y descansar! En vez de ¡qué soledad y qué día tan horrible para estar en casa!

Extracto del libro:
La culpa es de la vaca 2a parte
Lopera y Bernal

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...