sábado, 12 de octubre de 2013

BIENESTAR MENTAL



El bienestar del discurso es como un laúd (instrumento musical) sin cuerdas.

Aun sin cuerdas, este instrumento musical habla por sí mismo. Esta imagen quiere indicar que nuestro discurso se asienta, lo cual no significa que lo controlemos, que seamos rígidos o que tratemos de no decir cosas equivocadas. Más bien significa que nuestro discurso es directo y disciplinado. No comenzamos a soltar palabras simplemente porque nadie habla y nos ponemos nerviosos; tampoco parloteamos como urracas o cuervos.

Ya lo hemos oído todo: hemos sido insultados y hemos sido alabados, sabemos lo que es estar en situaciones en las que todo el mundo está enfadado y en las que todo el mundo está pacífico. Nos sentimos en casa en el mundo porque nos sentimos en casa con nosotros mismos, por eso no tenemos la sensación de tener que dar curso a las palabras por hábito o por estar nerviosos. Nuestro discurso está domesticado, y cuando hablamos, comunicamos. No echamos a perder este don expresando nuestra neurosis.

El bienestar mental es como un plácido lago de montaña en el que no se levantan olas. Cuando no hay olas el agua es transparente, pero cuando el agua está agitada no se puede ver nada. El lago sereno es una imagen de nuestra mente en paz, tan amistosa con todas las basuras del fondo del lago que no necesitamos agitar sus aguas para evitar mirar lo que hay allí abajo.

Del libro:
Cuando Todo Se Derrumba
Pema Chödron

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...