domingo, 14 de mayo de 2017

LA BÚSQUEDA DE DIOS


Conciencia
Armonía 
El yo 
Desprendimiento

Supe que Mulla Nasruddin fue al banco. El banco festejaba el centenario de su fun­dación; por lo tanto, se proponía entregar al primero que llegara muchos regalos: un auto­móvil, un televisor, esto y aquello, y un cheque por mil rupias. Por casualidad, entró Mulla Nas­ruddin. Se lo premió, se lo fotografió, se lo entrevistó y se lo llenó de regalos: dinero en efec­tivo, un televisor y un automóvil que estaba es­tacionado afuera. Cuando todo esto hubo termi­nado, dijo:

-Ahora, ¿terminaron con todo esto? Así pue­do seguir mi camino.

Le preguntaron adónde iba.

-Al departamento de quejas -respondió. Había ido al banco para quejarse, pues inclu­so todo lo sucedido no tendría que haber pasa­do. No podía dejar de lado su queja.

El yo siempre se dirige al departamento de quejas. Lo que pasa carece de significado pues, incluso si Dios llegara a ti, le dirías: "Es­pera, déjame buscar el libro de quejas." El yo siempre se dirige al libro de quejas; nada logra satisfacer al yo.

Todo esfuerzo es inútil; abandónalo. Simple­mente, retírate, quédate sin yo, consérvate en la falta de yo. Deja de lado la autoconciencia y adquiere más conciencia; entonces, de repente, todo encaja, to­do entra en armonía. Nada está mal; no se cometen injusti­cias; te sientes cómodo en todas partes, y sólo en este mo­mento de comodidad la existencia adquiere otro color; se torna divina, se vuelve espiritual, como nunca antes lo fuera.

Entonces, la búsqueda de Dios no es la búsqueda de una persona por fuera de ti. La búsqueda de Dios es una bús­queda de este momento de satisfacción total. De repente, se abre la puerta: nunca estuvo cerrada. Al yo le parecía que estaba cerrada. Pero, sin que el yo esté en el medio, la puer­ta está abierta: siempre ha estado abierta.

La existencia está abierta, y tú, cerrado. La existencia es simple, y tú, complicado. La existencia es saludable, y tú, enfermo. No hay nada que hacer con la existencia, y sí con­tigo. Y nadie puede hacerlo por ti: tienes que hacerlo tú.

Fíjate en tu autoconciencia, siente la desdicha que la sigue como una sombra. Si quieres deshacerte de la sombra, tienes que desprenderte del yo. Estuviste tratando de deshacerte de la sombra, pero ¿cómo podrías hacerlo, si la sombra sigue siempre al yo? Tienes que desprenderte del yo y, entonces, desapa­rece la sombra.


Referencia:
El dios de todos (Osho)
Un camino espiritual para descubrir a Dios
Fotografía tomada de internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...