jueves, 6 de abril de 2017

EL MONJE Y EL PINO PIÑONERO


En el Oriente cristiano de los primeros siglos, los estilitas fueron esos anacoretas que establecieron sus celdas en lo alto de pórticos o de columnas en ruina. San Simeón el Antiguo (hacia 390-459) es el más célebre. La leyenda refiere que un monje zen imitó este modelo. Pero a falta de pórticos y columnas, o por gusto por la simplicidad, se instaló en la copa de un pino piñonero. Este árbol, que se encuentra habitualmente en las laderas rocosas y montañosas de la gran isla de Honshu18, es elegante, en forma de espiral, y su follaje de un hermoso verde oscuro toma en la cima una forma redondeada en forma de parasol. Esta singularidad permite en rigor una instalación precaria, si no agradable, que no está exenta de peligros. 

Los habitantes del lugar daban al monje llamado Dori el sobrenombre de «Maestro nido de pájaro». Un célebre poeta decidió hacerle una visita. Cuando llegó al pie del árbol, el monje estaba practicando Zazen, la «postura del despertar»: las piernas dobladas en forma de loto, la espalda derecha, los ojos medio cerrados, la mirada posada a unos dos metros delante de él, las manos en el regazo, con las palmas hacia arriba, la mano izquierda sobre la mano derecha19, con los pulgares formando una cúpula y tocándose ligeramente. La respiración igual, regular, apacible, los labios juntos sin estar apretados, la lengua apoyada en la bóveda del paladar, la atención fija en hara, ese punto situado unos cuatro centímetros por encima del ombligo. La mente, por último, penetrada de silencio. El silencio zen, que no es simple ausencia de ruido, sino que permite aprehender lo esencial, hace próximas y familiares la vida y la muerte, mezcla nuestra pequeña existencia con la Vida universal abre en nosotros la puerta secreta y el camino al Abs... (texto incompleto y no legible del libro donde se tomo).

***

El poeta sumergido en el mundo, lleno de esperanzas, de deseos, de miedos, de ruido, de fiebre y de vanagloria, interpeló al maestro zen: 

-Tened cuidado -le dijo-. ¡Podríais caer de este árbol, vuestra postura es peligrosa! 

Sólo le respondió el silencio. 

Iba a retirarse, un poco despechado, cuando el santo monje pronunció estas palabras: 

-Amigo mío, eres un poeta, vives en la emoción, en la pasión, tu mente está sin cesar en movimiento, la percibo ansiosa, atormentada. ¡Eres tú el que estás en gran peligro! 

Entonces, porque el zen se transmite de espíritu a espíritu, de ser a ser, el poeta conoció su servidumbre y la prisión de su ego. Tuvo el vivo deseo de liberarse: 

-Maestro, ¿qué debo hacer? -preguntó con humildad. 

-Practica el bien, busca tu rostro original -dijo el maestro.

Y tras decir estas palabras, regresó a su silencio. Así lo han contado.



19. En la India, la mano derecha se coloca sobre la mano izquierda, que se considera impura. En la China y el Japón, es a la inversa. En efecto, en estos dos países la mano izquierda se asimila al Yin: la calma, la armonía, y la mano derecha al Yang: el dinamismo, la energía. Durante el Zazen lo que prevalece es la paz, y la mano izquierda sobre la derecha.
18. Véase nota 2.
2. Honshu: la mayor isla del Japón, donde se encuentra hoy Toquio.


Extraído de:
La Grulla Cenicienta
Los más bellos cuentos zen
Henry Brunel
Fotografía del internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...