sábado, 19 de noviembre de 2016

LA ALONDRA Y EL SOL


Un grito líquido y claro: «Trrui-i-i, tri-i ... », es la alondra, flecha lanzada al sol, ebria de luz, con las alas afiladas, el dorso con rayas negras, el vientre rojizo y suave, y blanco, la alondra de los campos. 

«Extrema brasa del cielo, y primer ardor del día», escribe René Char. 

«Trru-i-i-i, tri-ri ... », este grito agudo, repetido, obstinado, surgido con la aurora, fascina. Hace mucho tiempo, explica una leyenda japonesa, la alondra cometió la imprudencia de prestar dinero al sol, y éste se niega a devolvérselo. Desde entonces, todos los días al alba, la alondra canta: 

-¡Sol, devuélveme mi peculio, mi viático, mi dinero! Y a veces se indigna

-¡Trrr-ui-iiiii, Trri, rri! ¿Es que no vas a devolvérmelo, ladrón, avaro, agarrado, tacaño? 

Y a veces se queja

-¡Trrui-ui ... Pi-i-i-e-e, pi-i-eee, Sol, devuélveme mi cañamón, mi trigo de luna, mi bello dinero! 
***

¡Esa terquedad! Una de mis tías, después de la guerra de 1939-1945, se negó a creer en la muerte de su hijo, desaparecido en un campo de concentración. ¡Durante treinta y cinco años fue todos los días a la estación del Este para observar los trenes procedentes de Alemania y reclamar su hijo Pierre al jefe de estación, a la tierra entera, al cielo, a Dios! ¡Y esas madres argentinas, las «locas de la plaza de Mayo», que todos los jueves, desde hace veinticinco años, dan vueltas incansablemente en la plaza de Buenos Aires, en el sentido inverso a las agujas del reloj, con sus pancartas irrisorias, reclamando sus hijos al gobierno, a la justicia, al sol, a Dios!

«Trrrui-ii-ii ... Tri-ri ... » Con su copete suavemente redondeado, sus alas pardas con ribete blanco, su pico lanzado hacia delante, la alondra canta. Canta a la invencible, infatigable esperanza: la pequeña alondra de los campos.

***

-¿ Qué hay que hacer para alcanzar el Despertar?
-pregunta el discípulo.
-Tres cosas -responde el maestro-. Practicar, practicar y practicar.


Extraído de:
La Grulla Cenicienta
Los más bellos cuentos zen
Henry Brunel
Fotografía del internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...