lunes, 31 de octubre de 2016

TONTERÍA

Meditación 
Superficialidad 
Descubri­miento

He conocido a una mujer, y no una mujer del montón: una profesora de una univer­sidad. Había meditado una vez, y vino y me dijo: Aún no he descubierto a Dios.

¡Una sola meditación! ¡Cuánto exiges de Dios! Sólo por sentarte tontamente durante unos cuarenta minutos (y estarás sentado ton­tamente, porque un tonto no puede sentarse de otra manera).

Puedes aparentar ser un Buda, pero se trata de algo meramente superficial. Por dentro cir­cula y dialoga el tonto. Adentro de ti hay un mono. Puedes controlar tu cuerpo, pero el mo­no que hay dentro salta permanentemente de una rama a otra y parlotea permanentemente.

Por eso, siempre pienso que Darwin debía tener razón. No sé si su teoría es científica­mente correcta o no pero, desde el punto de vista espiritual, cuanto más observo al hombre, más convencido estoy de que debía tener ra­zón. El hombre tiene que derivar del mono porque, en el fondo, sigue siendo un mono. Sólo la superficie ha cambiado; sólo el cuerpo es algo diferente, pero la mente es igual. ¿Y sólo por sentarse una vez puede alguien em­pezar a esperar lo infinito?

Nadie parece estar relajado. Si estuvieras relaja­do, no habría necesidad de meditar, ya que la me­ditación es terapéutica: es una medicina. Si eres saludable, no la necesitas. Y jamás he encontrado un solo ser- humano que no necesite meditación. Esto quiere decir que la humanidad entera está enferma; toda la Tierra es un gran hospital.

Trata de verlo.


Referencia:
El dios de todos (Osho)
Un camino espiritual para descubrir a Dios
Fotografía tomada de internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...