domingo, 17 de abril de 2016

LOS ÁRBOLES


Era silencioso el abuelo de José Saramago: Jerónimo, hombre de la tierra portuguesa, no tenía letras, pero era sabido; y callaba lo que sabía.

Cuando el abuelo Jerónimo se enfermó, calladamente supo que había llegado la hora del adiós. Entonces, caminó por su huerto, deteniéndose de árbol en árbol, y los abrazó, uno por uno: abrazó a la higuera, al laurel, al granado y a los tres o cuatro olivos.
El los abrazó, y fue por ellos abrazado.

En el camino, un automóvil esperaba. El automóvil se lo llevó hacia Lisboa, hacia la muerte.

Tomado de:
Cuentos de Galeano en la Jornada
Eduardo Galeano
Fotografía de internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...