sábado, 5 de marzo de 2016

CRÓNICA DE LA CIUDAD DE RÍO


En lo alto de la noche de Río de Janeiro, luminoso, generoso, el Cristo del Corcovado extiende sus brazos. Bajo esos brazos encuentran amparo los nietos de los esclavos.

Una mujer descalza mira al Cristo, desde muy abajo, y señalandole el fulgor, muy tristemente dice:

- Ya no va a estar. Me han dicho que lo van a sacar de aquí.

- No te preocupes -le asegura una vecina- No te preocupes: Él vuelve.

A muchos mata la policía y a muchos más la economía. En la ciudad violenta, resuenan balazos y también tambores: los tambores, ansiosos de consuelo y de venganza, llaman a los dioses africanos. Cristo sólo no alcanza.

Tomado de:
Cuentos de Galeano en la Jornada
Eduardo Galeano
Fotografía de internet

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡aho! Gracias por tu comentario.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...